Cuando el juez le preguntó al acusado con qué derecho había utilizado nombres falsos, contestó: “Con el derecho que todo ser humano tiene sobre las letras del alfabeto.”